13 de mayo de 2013

UNA LACRA INVENTADA

Hoy en día no es nada difícil reconocer el problema que supone el tema lingüístico en España. Lo cierto es que, parece ser, que la coexistencia pacífica nunca se nos ha dado bien, ya que hemos tenido numerosos problemas territoriales estrechamente ligados a las lenguas de nuestro país. Pero, al contrario, de lo que pueda parecer, las lenguas no son la causa, sino el arma de nuestras luchas. Por ello, defiendo la postura de que se debe crear una ley, y más importante aún, un cambio de mentalidad respecto a este tema.
En primer lugar, las lenguas se han usado como forma de protesta (hablar catalán en público durante el régimen de Franco era signo de protesta) o incluso como algo ofensivo (algunos usan una determinada lengua ante una determinada persona para discriminar, etc ...) Este no es el cometido de las lenguas, estas deben estar para comunicar, no para dividir, para añadir cultura, no para destruir. Claro ejemplo del mal uso de las lenguas son los actuales políticos de este país, que más que el consenso buscan la división y el odio entre las personas para obtener determinados resultados electorales o incluso las usan como "cortina de humo" (en este país la lengua es usada como la mecha que prende los nacionalismos) para desviar la atención de problemas mayores.
En conclusión este país necesita aumentar la presencia de las lenguas cooficiales pudiendo hacer  optar a los alumnos por una enseñanza en dichas lenguas, por ejemplo, así como aumentar el respeto por el castellano como lengua oficial - común en todo el Estado.

JORGE MARTÍN FERNÁNDEZ
I.D.A. 2ºA 2012/13

No hay comentarios: