6 de noviembre de 2012

Amor 2.0


El amor para Bécquer era un amor no consumado, el cual o bien llena de felicidad o deja un rastro de desolación por su incumplimiento. Para él la mujer era la encarnación de ese sentimiento, una mujer inalcanzable e inexistente. La devoción por la mujer, en cuanto al concepto de Bécquer, se basa en los pequeños detalles. La comunicación amorosa para este poeta era algo más que lo superficial una mirada, un suspiro…
El concepto de amor se ha convertido en algo más banal, algo físico, el ideal de una pareja es tan solo una moda pasajera. La búsqueda de un amor físico se manifiesta en ambos sexos, aunque queda más patente en los hombres, el concepto del amor ha derivado, favorecido por la sociedad, la cual ya no cree en aquello inexistente sino que cree en lo físico, en lo tangible, necesita algo a lo que aferrarse pues no es capaz de creer en aquello que no ve.
El amor ha pasado a ser algo pasajero como la moda, la influencia de una sociedad material ha conseguido que el hombre vea a la mujer como un objeto, algo que se puede intercambiar cuando hay otro que le guste más, esto se puede comparar con la tecnología, hoy está en el mercado el nuevo iPhone 5 y sientes la necesidad de tenerlo, y en el momento en que hay un modelo nuevo, lo cambias sin más. La mujer se ve más influenciada por la estética que venden los medios. Se obsesionan en la búsqueda de la relación perfecta, una relación ficticia. Esa obsesión está marcada por series o películas del estilo A tres metros sobre el cielo, Tengo ganas de ti, Algo pasa en las Vegas, Amor y otras drogas las cuales ofrecen la imagen de la perfección estética que conlleva a la estabilidad de la pareja, estas películas venden una imagen irreal del amor, un amor fácil y sin complicaciones, un amor de película.
Con todo lo anterior llegamos a la conclusión de que el concepto de Bécquer está casi completamente perdido, debido a que los constantes cambios en la sociedad influyen potencialmente en el amor, esto causa un amor actualizado, un amor 2.0.

4 comentarios:

Antonia dijo...

Yo también creo que l idealización del amor, de una persona, etc nos llevará inevitablemente al desencanto, y también creo como tú que esas series de tv muestran una irrealidad, basada en la estética ... En algo que no existe... Pero, por otro lado, Bécquer refleja ese desengaño que produce la idelaización... Quizá si hubiera buscado lo humano, hubiera encontrado el ansiado amor.
Buen trabajo, Fran.

Carla Portillo dijo...

Yo también pienso lo mismo, estoy muy de acuerdo con tu opinión... pero aunque las series de tv nos muestren ese amor inexistente, pienso que todavía hay gente que lo puede llegar a sentir de verdad y no lo tome como pasajero...

Tami Fernández Delgado dijo...

Coincido con Carla pienso que también hay gente aún que puede sentirlo

Eva Pérez dijo...

Fran, me ha encantado. Coincido contigo en muchas cosas. Muak