3 de marzo de 2012

¿Quién es Máximo Ballesteros?


Máximo Ballesteros es un personaje fallecido recientemente. Las causas de la muerte del personaje no están del todo claras. Algunos personajes aseguran que Máximo se suicidó, e incluso alguno se aventura a asegurar que el motivo que llevó a Máximo al suicidio fue su propio trabajo. Otro de los personajes asegura fervientemente que fue Carmen, esposa de Máximo, quien mató a su marido.

La mayor parte de los personajes que hablan sobre Máximo le consideran un picaflor y un hombre extremadamente mujeriego, no obstante, cada uno de ellos tiene un punto de vista diferente sobre el personaje y su curiosa habilidad con las jóvenes. Algunas de sus amantes como Rosa, aseguran que era una persona que no valía la pena por el hecho de que se acostaba con prácticamente todas las mujeres que se cruzaban en su vida. Por otro lado, Valentina, que fue amante de Máximo hacía ya veinte años, asegura que en aquel tiempo era un hombre algo tímido. Por ello podemos saber que Máximo era una persona realmente reservada. Sus más allegados así lo confirman: En primer lugar una de sus amantes aseguraba que no expresaba realmente sus sentimientos y emociones, no obstante llama la atención que otra de las mujeres con la que mantuvo relaciones dice que escuchaba y admiraba las piezas que ella tocaba en el piano, lo que denota una pizca de sensibilidad y preocupación por los sentimientos de la chica. En segundo lugar, sus amigos más allegados aseguran desconocer cómo se ganaba la vida Máximo, como por ejemplo el propio Enrique. Alguno de estos personajes asegura que tenía entre manos algunos negocios turbios.

Esto último unido a la mayoría de los comentarios que las amantes y despechadas realizan sobre Máximo, podrían llevarnos a pensar que este personaje no tenía ningún tipo de moral, no obstante, Edgar cuenta que el personaje pasaba una pensión para poder mantener a Eugenia. A ello debemos añadir un acto que puede ser una locura hecha por amor o bien un acto caritativo, como es comprar un piso a Ramona, quien accede a mantener relaciones con Máximo por estar en su propio piso, y no ir a un hotel o a la casa donde Máximo se acostaba con otras mujeres.

Podemos deducir por la carta escrita por Marcelino, amigo de la infancia de Máximo, que su fama entre las mujeres era algo conocido por todos, pues incluso hasta él habían llegado noticias sobre sus conquistas.

Debemos añadir que algunos personajes describen a Máximo como alguien egocéntrico, traidor y egoísta. A pesar de que podemos pensar que estas personas aseguraban que Máximo era así por sus desengaños y quizá envidias, como es el caso de Baldomero, sí que llama la atención como esas mismas personas también dicen que era elegante y que sabía guardar las formas. Podemos deducir que quizás, Máximo guardaba las apariencias por su alto nivel de vida y su obsesión por las féminas.

Algún personaje se extraña de que su mujer decidiese casarse con Máximo a pesar de su largo historial de amantes a sabiendas de que durante ese matrimonio la lista se engrosaría.

Sus principales formas de ocio confirman que Máximo era una persona intelectual y algo solitaria, pues sentía preferencia por el ajedrez y el dominó, mientras que no lo entusiasmaba el fútbol, los toros o el teatro, es decir, sitios donde hay mucha gente.

Por último queda en duda si el exagerado gusto de Máximo por las mujeres roza lo enfermizo, pues no solo aprovechaba cada momento de intimidad para meter mano a las chicas, como es el caso de Eva, quien asegura que le encantaba el cocido y que en cualquier momento Máximo le metía mano, sino que uno de los personajes asegura que encontró una nota en el despacho de Máximo en la que ponía: La rapté, la maté… Y aunque no sabía a qué ni a quién hacía referencia, deja entrever un oscuro secreto de Máximo Ballesteros.

1 comentario:

Antonia dijo...

Buen trabajo, Borja
Me ha parecido muy interesante tu comentario acerca de la sensibilidad de Máximo Ballesteros: le gustaba escuchar el piano, el ajedrez ... no le gustaba el fútbol... Max Aub juega con nosotros poniéndonos de relieve a un personaje ambiguo: deseado, detestado, odiado, querido .... No sé si llegamos a leer la carta "caballo de bastos" roja, en ella escribe Marcelino compañero de la infancia de Máximo. Marcelino dice sorprenderse del gusto "muy multiplicado" que por las mujeres tenía, para decir: "Cuando dormíamos juntos parecía ir por muy distinto camino. Está visto que jamás puede uno fiarse de nadie"... ¿Qué nos quiere decir?
Buena lectura, Borja