30 de enero de 2012

La piratería, ¿limita la libertad de expresión del artista?



El término piratería es usado para referirse a la copia ilegal de obras protegidas infringiendo los derechos de autor. Y es este el mismo término que se ha venido escuchando, ya hace algunas semanas, en los medios de comunicación tanto convencionales como digitales, refiriéndose al tema de las descargas ilegales. Y es que, las distintas leyes antipiraterías que se han venido proponiendo y el cierre de, ya, varias páginas de descargas, no pasan desapercibido a los internautas y menos a la industria cultural, que es la que está relamente detrás de todo.
Sin duda es un tema que genera mucha controversia, y no es de extrañar las diversas posturas al respecto. De todos modos, respondiendo a la pregunta hecha al principio, la piratería no limita la libertad de expresión del artista, en todo caso, (limita) su cuenta bancaria. Ahora bien, no la limita... ¿Pero, y de qué comen? Como respuesta a esta pregunta se me vienen a la cabeza varias frases: “Si es bueno, se vende solo” o que el artista, en este caso, cantante, “vive del trabajo arduo y sacrificio, no puede vivir de un CD toda la vida”, o cosas así. Los cantantes se promocionan, precisamente para poder vender sus discos. ¿Y qué hay de los actores, productores, directores, la industria de los videojuegos (ingenieros, directores...)...? porque suele ocurrir que cuando pensamos en las descargas ilegales, solo tenemos en cuenta a un número reducido de millonarios que salen perjudicados y no nos damos cuenta de la cantidad de profesiones que hay detrás de todo. ¿Que se adapten a los nuevos tiempos?, ¿cómo, dándolo todo gratis?. Perdonadme amigos, lo que voy a decir, pero creo que practicando la piratería estáis matando una industria, por muy grande, rica, o lo que sea, están perdiendo dinero y terminarán por perderlo todo. Ya otra cosa, es que los precios no sean justos, en mi opinión son desmesurados
Resumiendo, la descarga ilegal, no es sino, otra forma de coger algo que no nos pertenece, en otras palabras, robar... Es un acto egoísta, que se hace en beneficio propio. Dicho esto, también he de decir que las leyes antipiratería no son de mi agrado, son ambiguas, poco claras, y dudo de la realidad que esconden.


       

2 comentarios:

Antonia dijo...

Me parece bien que te hayas acordado de otras profesiones que giran en torno a la actividad cultural: ingenieros de sonido, luz...sin ellos, el producto final no sería posible ... pero el "estrellato" (fama y despilfarro) de artistas no es ya sostenible ni desde un punto de vista ecnómico ni moral ... o ¿es aceptable que una estrella del pop llegue al hotel más caro de Londres y alquile todo una planta para ella sola? o que ordene que su "suite" esté llena de rosas nuevas y frescas cada día o...
La reflexión se hace necesaria ... y esta reflexión sobre los beneficios no debería enturbiar otros discursos como el derecho/ acceso a la cultura.

Lucía dijo...

En mi opinión estoy completamente de acuerdo contigo en algunas partes, Melissa. Y en otras, en cambio, tengo la postura contraria.
Si bien es cierto que hay más personas involucradas en las industrias que solo y meramente los artistas, son las discográficas, no los que trabajan para ellas, los que se llevan la mayor parte del dinero, aunque eso es como todo en esta vida.
Por otra parte, si algo nos gusta mucho habiéndonoslo "bajado" vamos a comprarlo originalmente. Es decir, si a mi me encanta un disco que ya he escuchado o un juego que me he descargado, querré comprármelo para tener la máxima calidad ya que merece la pena.
Eso sí, las leyes antipiratería son totalmente ambiguas, estamos de acuerdo. El porqué es sencillo, donde se hizo la ley se hizo la trampa.