23 de octubre de 2011

¿Tradición?... Esta no, gracias


La ovación a un torero en las plazas durante una corrida resulta, bajo mi punto de vista, complicado de entender a menos que no se conozca en lo que realmente consiste este acto, considerado por muchos ,un espectáculo. Según los entendidos, en una buena corrida , el torero no puede perder la postura elegante mientras realiza un juego, en el que el siempre humilde torero, alardea de inteligencia ante el animal que resulta engañado una y otra vez viéndose atraído por el color rojo de la tela del capote. Sin embargo la inocencia de este jugueteo con el animal sobrepasa cualquier límite moral cuando tras la embestida del toro, el torero clava en la espalda del animal banderillas, y finalmente la espada que le provoca la muerte.


En sus orígenes la práctica de esta actividad era una forma de demostrar la valentía y el coraje de los hombres al enfrentarse a la enorme bestia en igualdad de condiciones, y es exactamente en esta última parte en lo que más difiere lo que hoy por hoy conocemos como corridas y lo que en realidad eran. Se dice que desde tiempos inmemoriales recorrían por pueblos de España algunas personas que, a cambio de dinero, sorteaban y recortaban toros para divertir al público. En la actualidad las modificaciones que se han llevado a cabo en este cerrado mundo del toreo hacen que aquello de lo único que un torero puede alardear es de falsa valentía. Y digo falsa valentía pues cada estacazo que el animal recibe le produce un herida que puede tener una profundidad de hasta ocho centímetros, esto hace que con cada movimiento del toro, el desgarro de tejidos y desangramiento del animal sea inevitable, impidiéndole levantar la cabeza. Siendo este el momento exacto en el que el impávido torero aprovecha para rematar al toro. En cualquier corrida, el final del toro es algo ya conocido, y la posibilidad de indulto queda totalmente descartada. De manera que al anular la posibilidad de que uno de los participantes de este duelo salga con vida de la plaza, se elimina cualquier pequeño resquicio de justicia que pudiese quedar en esta arraigada tradición. Quizás una de las razones por la que se mantengan los apoyos a una práctica sangrienta, en la que la violencia es el plato fuerte del espectáculo, sea la difusión de falsos rumores como que el animal no sufre, a pesar del acto visceral que contra el indefenso toro se comete. En el siguiente video, extraído del programa de La Sexta “Mujeres Ricas”, una forofa del toreo intenta justificar a una mujer de procedencia rusa que todo aquello resulta beneficioso para mantener el ecosistema español, además de decir que el animal no sufre. A pesar de estas argumentaciones de cuestionable veracidad, como se puede ver al final del video, la mujer rompe a llorar ante la salvajada que acaba de presenciar.


Aún a riesgo de que algunos puedan tacharme de “poco español”, confieso que el mundo del toreo es totalmente desconocido para mí. Podríamos decir que padezco de excesiva empatía, pero me resulta imposible disfrutar, o valorar cualquier tipo de maltrato. En mi opinión, resulta vergonzoso que la práctica de de esta aberración contra un ser vivo sea seña identidad de un país. ¿Realmente esta es la imagen que queremos transmitir al extranjero?. Con esto último no pretendo mostrar que mi única preocupación es la percepción que estemos dando, sino ir más allá y replantearnos si realmente la tradición debe anteponerse a la razón.



video

5 comentarios:

Antonia dijo...

a lo largo de la Historia ha sido problemático defender posturas que en principio, podrían parecer anti-españolas, esto le ocurrió a Jovellanos y ya en el siglo XIX, en el Romanticismo, a Larra ... pero a ellos les debemos muchos de los avances que hoy nos parecen "evidentes", como la crítica constructiva, o el "sentarse para ver un espectáculo teatral".
Buen texto, Borja

Edgar Pérez dijo...

Borja aunque no comparto tu opinión tampoco te puedo tachar de poco español, es cuestion de gustos.
Lo unico que me gustaria decir es que si de verdad sufres esa empatia deberias hacerte vegetariano, porque en un matadaero esos pobres animales sufren el triple, primero les disparan en la sien pero no les matan, solo les hieren aunque les disparan tres veces algunas veces más. Despues siguen su camino sin retorno por unos pasillos de hierro en el que se rompen casi siempre los cuernos y otro les electrecuta el cerebro con unas pinzas y despues de eso, más de la mitad seguen vivos y adivina ¿que pasaban con los vivos ?les puntillaban en la nuca, luego despues les abren en canal y en algunas ocasiones el toro sigue aun con vida.
Esto es todo verdad lo hacen cada día con miles de toros y aunque no estoy totalmente a favor de los toros prefiero que al menos mueran con honor en el ruedo con una minima posibilidad de defenderse o de ser indultado que en un matadero sin esas posibilidades.

Jose David dijo...

Yo creo que se pueden buscar argumentos para decir que las corridas de toros son una salvajada, porque en parte lo es, pero por otro lado también se pueden buscar para demostrar que tiene su lado de espectáculo. Por ejemplo el toro es un animal muy fuerte, y una persona solo usa un capote y una espada para luchar con él, y el torero corre el riesgo de morir al igual que el toro o corre el riesgo de llevarse una cornada. El toro no siente atracción por el color del capote, además estos suelen ser amarillos y rosas... van hacia el capote por el movimiento. También es verdad que sufren, los que dicen que no mienten, pero no sufren de la forma que los antitaurinos se imaginan, no es dolor pasable. También hay que decir que estos toros se crían solo para las corridas, y si se erradicaran estos se extinguirían. Tambien hay que mencionar que estos animales tienen una vida de lujos, no les falta espacio, vacas ni comida, es una forma de compensarles por como van a morir.
También esto de acuerdo con Edgar, al igual que con los toros lo hacen con muchos animales... Creo que no hay que prohibirlos porque entonces habría que prohibir comer carne en general.
Ami personalmente no me gustan los toros, al igual que no me gusta el futbol, pero creo que hay que respetar a cada uno con sus aficiones.

Antonia dijo...

Yo creo que hay que diferenciar entre el sacrificio de animales para alimento y el sacrificio de animales por y para diversión.
No sé cómo se trabaja en los mataderos, pero si es como tú describes, Edgar, creo que es un maltrato innecesario y que debería parar. Considero que el respeto a los animales nos engrandece como humanos; por otro lado , los animales no viven o mueren con honor... el honor es algo puramente humano , en muchas ocasiones lo que llamamos heroicidades no son más que reacciones al mieo que la situación nos produce, que puede ser admirable o bien censurable.
Sé que el tema es muy controvertido ... y está bien discutir y argumentar a favor o en contra.

Borja dijo...

Acepto tu opinión Edgar, únicamente me gustaría decirte que en cualquier matadero también puede ser que se cometan atrocidades, pero al menos no hay nadie allí para aplaudirles. El sacrificio de animales debe ser algo que se haga por necesidad. Nuestra propia naturaleza nos incita al consumo de carne, pero no a la violencia gratuita. Por ello bajo mi punto de vista los mataderos en los que se produce la carne que consumimos no son comparables con las plazas de toros. Bien es cierto que otro tema controvertido es el trato que pueden recibir los animales en los mataderos o criaderos.

Jose David es cierto que es cuestión de gustos, pero no creo que la cría de toros sea argumento de peso como para consentir las salvajadas del toreo. Me gustaría reiterar que creo que la "buena vida" de los toros durante su cría no justifica el sufrimiento del animal en la plaza

Os agradezco a todos que deis vuestra opinión sobre el tema, está claro que hay mil puntos de vista diferentes.