4 de octubre de 2011

Si tú nos educas igual, seremos iguales


Bajo mi punto de vista, la educación es una de las herramientas utilizadas por la sociedad para transmitir los valores presentes en la actualidad a las generaciones futuras. Podríamos pensar que con que en las escuelas se enseñase aquello que se considera adecuado bastaría para conseguir una sociedad sin ningún tipo de prejuicio, ni discriminaciones, pero por desgracia ese mundo ideal no existe.

La educación de los jóvenes no recae únicamente en el ámbito escolar, también la familia, los amigos, los medios de comunicación son puntos clave que establecen las bases de los futuros ciudadanos. Por ello no basta con que un maestro indique a sus alumnos lo erróneo que es la discriminación, independientemente del tipo, ya que bajo mi punto de vista, el famoso refrán “haz lo que digo pero no lo que yo hago” no es más que una forma hipócrita de inculcar valores de los que uno mismo carece. Un ejemplo de ello es lo difícil que es para un padre o una madre enseñar lo insalubre que es el tabaco a uno de sus hijos cuando él o ella misma es fumador o fumadora.

Uno de los grandes problemas que arrastra desde muy atrás la sociedad española es el sexismo o discriminación de género. Un reflejo claro de ello es la diferencia de sueldo entre un hombre y una mujer desempeñando el mismo trabajo. Según datos arrojados por UGT a principios de este año, en España una mujer percibe únicamente el 78,1% del salario que percibe un hombre por el mismo empleo y horas trabajadas. Realmente es difícil poder argumentar que España es un país desarrollado cuando el esfuerzo de una mujer no se valora de la misma manera que el de un hombre, independientemente de los resultados que se obtengan.

Los valores sobre los que se basan las sociedades no son algo que surjan de la noche a la mañana, sino algo que cambia con el paso de los años. La religión cristiana, presente en España y muchos otros países desde hace ya bastantes siglos, ha afectado, y mucho, a la evolución de estos valores. La educación y la religión, en este país, han estado fuertemente unidos e incluso en la actualidad una gran cantidad de colegios e institutos están regidos por religiosos. Ya en la Edad Media la religión inculcó en la sociedad que el mayor sueño al que una mujer podía aspirar era, como bien dice la canción del grupo “Ella baila sola”, a ser una mujer florero, concebida con el único fin de servir a su marido. Resulta realmente complicado, bajo mi punto de vista, conseguir una sociedad basada en la igualdad mientras la religión tenga tanto poder sobre España. Con esto último no quiero acusar únicamente a la Iglesia de ser la única culpable de la lamentable discriminación que hoy en día la mujer aún sufre, sino dar cuenta de que resulta difícil que unos niños comprendan que el hombre y la mujer pueden ser iguales cuando a su vez se responsabiliza a esta última del pecado capital.

Me gustaría concluir este texto diciendo que estoy de acuerdo con el título, es decir si educamos igual a hombres y mujeres no hay nada que realmente nos diferencie, pero para llegar a esta igualdad debemos mirar atrás y analizar el presente para así preguntarnos… ¿Qué estamos haciendo mal?.


8 comentarios:

Likak dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Borja. Bajo mi punto de vista, la religión es culpable, entre otros, de la no igualdad entre hombres y mujeres. Actualmente, si nos fijamos en la estructura de la Iglesia observamos que el Papa es hombre, los obispos son hombres, los curas son hombres... sin embargo, las monjas (posición inferior que se dedica más a cocinar y a cuidar) son mujeres. ¿Hay alguna mujer que forme parte de un alto cargo de la Iglesia?. No conozco ninguna.
Para concluir, me gustaría decir que todo lo que ocurre hoy en día es resultado de un tiempo anterior, de un pasado que no podemos cambiar. Lo único libre es el futuro. Confiemos en él.

(Lidia Carrasco)

Lucía dijo...

Completamente de acuerdo con el texto y como lo expones todo. El dato de UGT, a parte de saberlo pero no exactamente, solo ha hecho que, como mujer, me indigne, sinceramente.
Por otro lado, la Iglesia. Tema siempre tabú. La mujer en sus escrituras siempre es ver, oír y callar, y si habla lo hace para ser reprendida al tiempo. Sinceramente, la Iglesia, con todo lo que dice haberse "modernizado" no ha cambiado, el mensaje sigue siendo el mismo, la mujer viene de la "costilla" del hombre, el cual, a diferencia, está hecho a imagen y semejanza de Dios.
Solo recordar que para seguir con la humanidad, continuar la especie, la naturaleza necesita de un óvulo y un espermatozoide y ahí los cromosomas que aportan ambos son iguales.
Repito, completamente de acuerdo con tu texto, Borja.

Melissa dijo...

Bueno, por mucho que se modernice la iglesia, lo escrito en la biblia seguirá igual. Sería una barbaridad cambiar lo escrito en un libro sagrado", el cual para muchos creyentes, es la manera de hablar con Dios (por medio de la cual el nos habla) y además sagrado. Y sí, estoy de acuerdo contigo, la mujer en la biblia es ver, oír y callar. Incluso hay cápitulos y cápitulos (A.Testamento) en los que solo se hace referencia a la mujer como medio para la reproducción.

También creo, que podríamos aplicar lo de Feijó y su relato del león y el hombre... Pues, los qe escribieron la biblia fueron hombres, además los textos escritos son tal vez reflejo de la sociedad en la que vivían.

Lucía dijo...

Es cierto que es un libro sagrado y que no se puede modificar, simplemente opino que los tiempos cambian. La sociedad va cambiando. Pero si tenemos bases y pilares tan oxidados pero los seguimos considerando válidos, eso hará que la construcción se tambalee por muy buenos materiales que le pongas en los muros. Son los cimientos lo que sostiene todo.

Me explico, si demandamos igualdad, no podemos seguir a pies juntillas textos que denigren a la mujer. No podemos seguir esas creencias si pretendemos un mundo más homogéneo en oportunidades y derechos para el hombre y la mujer. Si ha conseguido, la Iglesia, modernizarse en coches, seguridad, tecnologías y vestimenta. ¿Por qué no se puede modernizar en ideología feminista?

Borja dijo...

Bajo mi punto de vista, palabras como modernización o adaptación son términos que la Iglesia nunca conocerá. Tengamos en cuenta que la religión cristiana se basa en lo que está escrito en la Biblia. Este es el problema de haber construido un enorme castillo sobre la arena... que tarde o temprano se tiene que acabar cayendo.
Con todo esto quiero decir que si la Iglesia diese marcha atrás concediendo o mejor dicho asumiendo la igualdad entre hombres y mujeres muchas de sus "verdades" pasarían a demostrar que este "grandioso" libro como es la Biblia, que es el libro más vendido del mundo, quizás no muestre verdades irrefutables, sino una historia sin fundamento.

Lucía dijo...

Ahí sería en parte a donde, con mi comentario, quería llegar. Si fundas algo teniendo en cuenta que debe ser válido para siempre, eternamente, aparte de lo "complicado" (por no decir imposible) que ello resulta, debes tener en cuenta que lo tienes que DEMOSTRAR y basarte en cosas INAMOMIBLES, como que un perro está vivo (no tengo un ejemplo mejor). De ahí que siempre surjan los debates en torno a la Iglesia, ya que lo que dice se basa en la fe, no en nada demostrable.

Por otro lado, estamos de acuerdo en que los empresarios buscan el dinero pero, si tienen pérdidas con las bajas maternales (que en España son unas de las menores de Europa, solo hay que ver que en Finlandia es un año si no recuerdo mal) deberían plantearse si al coger a un hombre menos capacitado, por ejemplo, para un trabajo en lugar de a una mujer que estaría más capacitada para ese trabajo. Pierden lo que se ahorran en la baja en tener que "formar" mejor a ese hombre.

Jose David dijo...

Yo creo que la iglesia no tiene la culpa al 100%, una persona con dos dedos de frente debe saber que no esta bien discriminar a la mujer solo por ser mujer. Si la iglesia tenía a la mujer como inferior, lo que se debería haber hecho es no seguirla... Es como si alguien dice, tiraos por un puente,y sabes que esta mal, y ¿aun así lo vas ha hacer?
Yo creo que la culpa no es solo de ellos sino también de todos los que lo siguen.

(Jose David)

Lucía dijo...

Completamente de acuerdo, Jose David. Aunque, también, ten en cuenta que en la Edad Media el pueblo era analfabeto y la única guía que tenía era la Iglesia, si lo que ellos decían lo contradecían, la Inquisición estaría por allí haciendo de las suyas.

Pero bueno, es cierto que también la gente podría ver más allá de esos preceptos anticuados. Y no lo hace.