23 de octubre de 2011

Los toros y su polémica

Las corridas de toros constituyen la Fiesta Nacional además de ser una seña de identidad de nuestra cultura. Pero también puede definirse como un arte, ya que el toreo es considerado como tal; y como una profesión, porque los toreros, con el dinero que consiguen, son capaces de vivir mejor que si realizaran otro trabajo. Estas corridas consisten en lidiar numerosos toros bravos a través de distintos métodos como el torero con la muleta, el picador, los rejones o el banderillero. Todas estas corridas son realizadas en las plazas de toros, lugar preparado para que la gente pueda contemplarlas y además, la mayoría de las plazas tienen forma circular que hace que todo el mundo tenga una buena visión.

Los toros son historia en nuestro país. Por eso, si queremos abolir este espectáculo, estamos acabando con nuestra cultura. Aunque también es verdad que durante los últimos siglos ha suscitado siempre la misma pregunta porque consideran que es inhumano lo que se les llega a hacer a los toros.

Hay que añadir que autores como Jovellanos, que en sus ensayos es uno de los que critica esta tradición, nos cuenta como en el siglo XVIII Carlos III llevó a cabo una abolición del toreo. Él piensa que no vale ni para demostrar la valentía y bizarría de los españoles y que su prohibición no hace ningún mal a nadie. Sin embargo, Pablo Picasso, uno de los más importantes pintores de España y reconocido mundialmente, en sus obras dibujaba toros de forma que expresaba la afición que tenía el pintor por este arte. Esto significa que en el siglo XX, el toreo llega a tener mucho éxito y que siempre ha estado en continuas luchas en cuanto a si es que hay que abolirlo o mantenerlo como una fiesta nacional.

Hay que tener en cuenta que el toreo y las corridas de toros siempre van a generar polémica en cuanto a su prohibición, porque todas las sociedades, anteriores, presentes y futuras, ven al toreo como una forma muy macabra de torturar a los toros. Pero también existen otras actividades como la caza en donde matan a los animales sin ningún tipo de compasión o como la cría de Visones para la obtención de pieles. Por otra parte, si se aboliesen definitivamente las corridas, los toros se extinguirían ya que su cuidado es muy caro y en libertad no podrían vivir, al igual que la manutención del ecosistema donde viven (las dehesas); y aunque parezca mentira, la caza sirve para poder regular el monte y llevar un control sobre los animales que en él habitan, como ciervos, jabalís, conejos e incluso palomas.

3 comentarios:

Daniel Caro dijo...

Opino como tu, Juan, a mi me es indiferente la prohibición o el mantenimiento de las corridas, pero hay que saber que son una tradición de cientos de cientos de siglos y que los toros bravos, si no se torean, no se cuidarían.

Antonia dijo...

Es cierto, que hay muchas actividades que llevan implícita la violencia contra los animales... y algunas de ellas pueden favorecer la pervivencia de determinados ecosistemas ... pero ¿es ese el caso que justifica el mantenimiento de las corridas? A mí me parece que donde está el punto fuerte que divide es que las corridas son un espectáculo de sangre y muerte: La bestia- frente al torero y como las artes del toreo acaban con la fuerza bruta representada por el toro. Como símbolo es maravilloso, el problema es que el toro real existe.

Thomas dijo...

Estoy de acuerdo contigo,si el problema es que los toros no podrían vivir en libertad o que sería muy costoso su mantenimiento, de acuerdo que sea necesario matarlos como a otros animales tales como los cerdos o las gallinas. Pero,¿hace falta hacerle sufrir y agonizar antes de morir?Además pienso que es un espectáculo un tanto falso porque el toro antes de salir al ruedo es sometido a muchos procesos para evitar incidentes( algunos de ellos son mentados en la canción que inserte en mi comentario)De manera que no creo que en campo abierto un hombrecillo,si se me permite la expresión, pueda matar con una "espadita" a una bestia de mas de 500kg y una fuerza incalculable.