23 de octubre de 2011

Las corridas de toros

La corrida de toros es un espectáculo que consiste en lidiar un cierto número de toros, en general seis, en un recinto cerrado. Para tal fin, se crearon las plazas de toros, lugar donde se celebran estas corridas. Se divide en tres partes o ‘tercios’: tercio de varas, tercio de banderillas, y por último, tercio de muerte; es una lidia en la que participan varias personas: los toreros, banderilleros, mozo de espadas, entre otros. Este espectáculo de masas es el más antiguo de España, y uno de los más antiguos del mundo. Además de celebrarse en España, también se práctica en Portugal, en el sur de Francia y en diversos países de Hispanoamérica (Ecuador, México, Colombia, Perú, Panamá,...) Dado que lidia significa luchar con el toro incitándolo y esquivando sus acometidas hasta darle muerte, se concluye que la corrida tiene como fin principal llevar el toro a la muerte.

En España, al igual que se ha instaurado como fiesta nacional, también se ha prohibido, y se ha intentado prohibir. Es un espectáculo que a lo largo de la historia ha creado controversia, ya que para muchos resulta desagradable y repulsivo, por razones que según mi opinión saltan a la vista, mientras que para otros les resulta fascinante, seductor o encantador, como lo quieran llamar. Ahora bien, si buscamos en "google" artículos a favor de las corridas de toro y en contra de ellas, veremos que los resultados de artículos en contra dobla, o incluso cuatriplica, el número de los que están a favor. Se puede menospreciar este dato, pero si vemos los resultados de numerosas encuestas, encontramos que el número de aficionados a este espectáculo, forman solo un poco más de la cuarta parte de la población. La historia ha sido un sinfín de tradiciones, unas se conservan y otras no, ¿conservamos acaso la tradición de quemar a alguien vivo en una hoguera?

Yo, por mi parte, ignoro en gran medida el mundo taurino debido a mi falta de interés personal. Por otra parte, no desconozco por lo que pasa el toro antes de salir al ruedo, sufre, ¿para qué?, para luego sufrir más, y luego más tarde, morir. Pues cualquiera que disfrute con eso, es que se regocija en ver la sangre correr, ¿y a eso lo llaman arte?, ¿arte de qué?, arte de matar tendríamos que decir.Y es que los aficionados han defendido su posición con argumentos, muchas veces, fácilmente destruibles. Por muy tradición que sea, hay que saber abolir tradiciones que atenten contra los derechos, en este caso, el de los animales (que por ser animales parece que no merecen ser respetados), y muchas veces, dejar tradiciones así no está mal, es correcto, supone un avance.

1 comentario:

Antonia dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que por ser tradicional, únicamente, un comportamiento no debe mantenerse, porque tradicional es el maltrato a las mujeres en todas las culturas, y no creo que nadie se atreva a apoyarlo. Y también que el abandono de determinadas tradiciones pñosibilitan el avance de sociedades hacia ideologías menos violentas, agresivas y mucho más respetuosas.
Buen texto, Melissa