5 de marzo de 2011

Texto argumentativo

El nuevo formato de selectividad o prueba PAU (prueba de acceso a la universidad) fue instaurado en España el año 2009. Y los alumnos del curso 2009-2010 fueron los primeros en estrenarla , y aunque se oyeron muchas quejas y lamentos por su parte, demuestran que fue sin razón, el número de aprobados aumenta de una manera casi escandalosa, ahora la pregunta es ¿es esto motivo de alegría?

Las universidades se alegran porque matriculan mayor número de alumnos generalmente y mayor número de matrículas, evidentemente , los padres se alegran porque sus respectivos hijos entran a la universidad , los alumnos se alegran porque ya no son bachilleres, ya son universitarios , el Ministerio de Educación se alegra porque eso demuestra que la cosa funciona…Blanco y en botella, las facilidades, como por ejemplo la reducción de las materias obligatorias o la posibilidad de presentarse a 4 asignaturas opcionales para subir nota ayudan al aumento de nota para pasar a la carrera deseada, y una vez eso ¿qué es lo que pasa?, los alumnos entran en un ciclo nuevo en el que no se acordarán de nada de lo que han estudiado, porque han pasado el año más loco de su vida, con apenas tiempo, con un temario aprendido a saltos con la excusa de: “esto no entra en selectividad”, con asignaturas impuestas en las diferentes modalidades de bachillerato para que se logre estabilizar la diferenciación entre ciencias-letras, con la culturización que pretenden que se lleve a cabo para que la falta de cultura entre los bachilleres quede compensada en el peor año posible por la presencia de la PAU, ya que , el atragantamiento que sufren los estudiantes tiene como consecuencia lo antes nombrado, el olvido de todos los conocimientos adquiridos. Una de las supuestas finalidades de la dichosa prueba es medir la madurez de los alumnos, la cual solo se podría observar de manera objetiva en una pregunta de un examen que tiene como puntuación 1 punto , ahí se observa la gran importancia que se da a uno de sus principales objetivos. Segundo de bachillerato no existe, se debe llamar curso pre-selectividad , no hay más finalidad que la de la PAU, no hay más finalidad que la de obtener una buena o mala nota para decir si entrar en esta carrera o quedarse fuera y entrar en esta otra.

Por último, es necesario cuestionarse la utilidad de esta prueba o no, ya que si un alumno es capaz de sacarse un curso como este, no tendría que tener ningún problema en superar una prueba tipo PAU, también se podría plantear la distribución de los contenidos en los diferentes cursos, pero siempre quedará el sistema de nuestra educación tan especial y única que asusta.

1 comentario:

ANTONIA dijo...

Quizá un 2º Bachillerato tal y como está ahora planteado tenga una misión: mostrar en qué consiste el estudio, el trabajo intelectual...En 2º se "profesionaliza" el estudio y -la parte mala - importan los resultados. En otros cursos importa mucho más la evolución.
¡Ánimo!