11 de marzo de 2011

La nueva selectividad

El nuevo modelo de selectividad ya estuvo vigente el año pasado con la finalidad de obtener un mayor número de aprobados. Se intentan buscar nuevos caminos para obtener mejores resultados sin saber que lo único que hacen es empeorar la situación.

Para comenzar, la selectividad se compone de una serie de exámenes de las correspondientes asignaturas cuya materia abarca todo el curso de 2º de Bachillerato, es decir, una gran cantidad de contenidos. Selectividad significa “jugárselo” todo a una “carta”(un examen) lo que trae consigo nervios que pueden jugar una mala pasada. Quizás pase, que todo el esfuerzo empleado durante el curso no sirva para nada porque la prueba de acceso quede suspendida. No solo consiguen superarla con éxito los que estudian sino también, los que consiguen controlar los nervios.

Seguramente, 2º de Bachillerato se haya convertido en el curso más temido por todos los alumnos que quieren acceder a la universidad. Hay poco tiempo para dar tanta materia, pero hay que darla porque cae en esos exámenes. Hay que trabajar muy duro y dedicarle mucho tiempo sin saber si podrás acceder a la carrera que quieres. Es por esto por lo que hay que tener varias opciones. Con la nueva selectividad se intenta que ese esfuerzo quede reflejado y que se pueda entrar en la carrera que se desee. Sin embargo, afecta negativamente a las carreras con mayor demanda , como Medicina, ya que dificulta sacar esa buena nota necesaria para acceder. Parece que cuentan más los exámenes de selectividad que esos dos años de trabajo de Bachiller donde te has ido formando y encontrando tu camino y vocación.

Con la nueva selectividad se conseguirán mayor número de aprobados pero eso no quita el estrés de todo el curso y el esfuerzo y trabajo que hay que llevar a cabo para salir con éxito. Convirtiéndose con esto en un curso donde lo que importa es memorizar todo y aprobar con nota alta, sin darle ninguna importancia al aprendizaje y a la ampliación de los conocimientos.

2 comentarios:

ANTONIA dijo...

Personalmente creo que este esfuerzo, nervios, estrés... que supone el 2º curso de Bachillerato puede tener algo bueno y es que ayuda a "crecer", a madurar... pues es capaz de situar a los alumnos en situaciones extremas y a poder con éxito de ellas.¡Ánimo!

Raquel Fernández dijo...

La verdad es que visto desde ese punto de vista no está tan mal. Pero lo peor es vivirlo. Esperemos que tengas razón y toda esta situación me ayude a progresar. =)