11 de marzo de 2011

El éxito de la nueva selectividad

Los alumnos que se examinaron en selectividad el año 2010 fueron los primeros en experimentar el nuevo modelo de examen. Este modelo causó una cierta incertidumbre al principio puesto que los estudiantes eran reacios al cambio, pero analizando la prueba un año después, los resultados son favorables a la nueva selectividad con respecto a la antigua. La medida, por tanto, ha sido un gran éxito.

Así pues, gracias a la nueva selectividad el abanico de posibilidades en cuanto a la realización de exámenes se ha ampliado y los alumnos se ven favorecidos por esta situación. De esta forma, un hipotético suspenso en un examen puede ser compensado con los puntos que se pueden obtener con la fase específica (sin olvidar que la fase general debe ser aprobada). Esta medida tan acertada ha hecho que los alumnos se conciencien y que el número de aprobados haya aumentado considerablemente. Como consecuencia del ascenso de los aprobados, los alumnos llegan más preparados a su primer año de carrera y por lo tanto la enseñanza unviersitaria debería hacerse más sencilla y llevadera. El aspecto más destacable de la nueva prueba ha sido la fase específica, que ayudará a sumar puntos directamente sobre la nota obtenida.

Por lo tanto, analizando la selectividad desde un punto de vista objetivo, este nuevo modelo trae como consecuencia múltiples ventajas de las cuales ya se han aprovechado los estudiantes del año pasado. Lo más probable es que en el futuro la selectividad acabe desapareciendo y se utilice el modelo de enseñanza de otros países como Inglaterra (donde no hay selectividad y el acceso a la carrera universitaria se hace obteniendo una determinada calificación en ciertas asignaturas del Bachillerato que sean claves para esa carrera) pero mientras tanto, esta medida proporciona una ayuda adicional a los estudiantes, de ahí la buena acogida al nuevo modelo.

2 comentarios:

ANTONIA dijo...

Quizá estaría bien que en Europa los distintos gobiernos consensuaran formas de acceso a estudios universitarios.

Rubén Saz dijo...

En mi opinión esa es la mejor opción porque serviría para unificar criterios y así no podría haber ningún tipo de desventaja en ningún país de la Unión Europea.