6 de febrero de 2011

¡MENUDO PAÍS!

El pasado 1 de febrero de 2011 se aprobó la nueva ley de las reformas de las pensiones, en la que la edad de jubilación pasaría a ser de 60 años, siempre y cuando se haya estado cotizando durante 25 años, pero solo contarán para realizar el cálculo de las pensiones los últimos 10 años cotizados.

Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, directores generales de CC OO y UGT aprobaron esta reforma inmediatamente y, además, realizaron varios discursos a favor del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que además de reducir el paro en los últimos dos meses a menos de los 2.000.000 de desempleados, ha conseguido frenar y reducir la inflación a mínimos históricos. Además, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez recalcaron la labor del Ministerio de Fomento y de José Blanco ante la inminente huelga de controladores aéreos que finalmente no se produjo. Al igual, dieron las gracias a Zapatero por mantener la ayuda de 600 Euros a las mujeres embarazadas…

Obviamente, y como todo el mundo sabe, esto no ha ocurrido así, más bien, todo lo contrario, lo que antes eran ayudas sociales y económicas, ahora han desaparecido, lo que antes suponía un esfuerzo menor mantener a flote a una familia, ahora es mucho más difícil, debido a la enorme crisis que nos atañe. El número de parados en España ha aumentado casi de forma exponencial en los últimos meses, en los que el 20 % de la población activa se encuentra en el paro o está desempleada.
Más allá de esa sociedad utópica descrita en el primer párrafo, es necesario un cambio en nuestra sociedad, no solo porque la edad de jubilación se haya incrementado en 2 años, hasta los 67, si no por todo, puesto que lo que antes era beneficio ahora son pérdidas, etc…

Es difícil asignar un solo culpable a estos tiempos que corren, cada institución ha tenido algo que ver, por ejemplo, si los bancos no hubiesen concedido tantas hipotecas “basuras”, ahora mismo no estaríamos en esta situación, por lo menos no tan grave. Si no se hubiese desarrollado la burbuja inmobiliaria, probablemente tampoco estaríamos en esta situación.

Obviamente, yo no propongo una revolución como la que está ocurriendo estos días en Túnez, Egipto, etc… sino lo que propongo es un poco de paciencia social, puesto que el presidente del gobierno fue elegido por mayoría entre los españoles, por lo tanto, nosotros lo elegimos para que pudiera tomar las decisiones que el creyera conveniente para mejorar la sociedad. Si el presidente del gobierno propone esa ley de la reforma de las pensiones será porque él y su partido lo creen así conveniente como medida para salir de esta crisis mundial que nos azota. Por lo tanto, tengamos un poco de sensatez ante la situación que se nos plantea y no criticarla porque se nos haga trabajar más, que eso a nadie le gusta, si no criticarla, por ejemplo, porque no sea viable o por cualquier otro motivo pero no por el mencionado antes.
Personalmente, no veo mal esta reforma, porque no se nos olvide, que nuestra sociedad tiende al envejecimiento, por lo tanto, es necesaria esta reforma para que en el futuro, el pago de las pensiones pueda ser viable, puesto que la maternidad ha disminuido un 30 %. Lo que significa, más personas mayores y menos personas jóvenes.

3 comentarios:

ANTONIA dijo...

Estaría bien que sosegadamente y sin crispaciones se estudiara cómo salir de esta crisis.

Guillermo dijo...

Al final me veo con setente años trabajando , pero es evidente que esta ley iba a ser necesaria tarde o temprano.

Adrián Chico dijo...

Esta claro, la población esta sufriendo un proceso de envejecimiento en el que más tarde o más temprano sería necesaria esta reforma.