18 de noviembre de 2010

La Responsabilidad de decir "No".

Desde pequeños nos han enseñado a obedecer a nuestros padres, y ante cualquier intento de librarnos de las órdenes y pronunciamos nuestra primera negativa somos regañados ya que "debemos hacer caso a nuestros mayores".

Pero ¿acaso es malo representar la opinión propia, rechazando las "normas"?

Si damos los límites por únicos, la sociedad no hubiese avanzado no hubiéramos buscado una solución para ese "no".
Aunque, por supuesto, debemos hacernos responsables de nuestros actos.

¿Qué hubiera pasado si Galileo no hubiera intentado demostrar la verdad, a pesar de ser criticado?

Yo apoyo el uso del "no" como incitador a la rebeldía, al cambio, a la innovación. Si nos quedásemos con lo que nos dicen, seríamos fácilmente manipulados. Pero también debemos hacernos responsables de las consecuencias de usar el "no" ya que, sí, nos ayuda a madurar pero también tenemos que hacernos cargo de lo que eso puede acarrear y, así, podremos ser totalmente libres.

1 comentario:

ANTONIA dijo...

Evidentemente, la responsabilidad es fundamental. Desde mi punto de vista, el "no" por el "no" solo en contadas ocasiones pues estar justificado. Bien visto, Ana