9 de noviembre de 2010

La responsabilidad de decir NO

El avance social y el progreso personal de cada uno ha estado basado en la reflexión del por qué de las cosas, todas las investigaciones que se han hecho han surgido tras la negación de las explicaciones divinas de las cosas. Pero, también es cierto que toda decisión conlleva una responsabilidad y trae consecuencias, ya sean buenas o malas.La discordia comienza en ese punto, si las consecuencias traen avances o desastres , por tanto , ¿es bueno saber negarse?.

Cuando Galileo Galilei, entre otros, se negó a aceptar que éramos el centro del universo y que todo giraba a nuestro alrededor llevó a cabo investigaciones y demostraciones que le hicieron postular otra teoría diferente y avazar a nivel científico, pero la consecuencia que trajo fue el desprestigio a la iglesia la cual creía en la teoría geocéntrica, mientras que cuando los ingenieros de la nave espacial Challenger se negaron a revisar las gomas de las juntas en 1986 las consecuencias fueron la muerte de los siete pasajeros. ¿cuándo está bien y cuándo no negarse?No hay un criterio fijo , pero la fórmula se podría definir como la reflexión de la cuestión a tratar, considerar las responsabilidades y consecuencia de ambas decisiones, valorarlas y decidir.

Por tanto, el saber decidir , el saber negarse mide la madurez de considerar y tener en cuenta las consecuencias y por ello el nivel de responsabilidad. Estos dos factores , la madurez y responsabilidad , forjarán la personalidad de cada uno o el nivel al que se rebaja cada uno su propia libertad por no tenerlos en cuenta.

1 comentario:

ANTONIA dijo...

Estoy de acuerdo contigo, saber cuándo es necesario decir no es lo más difícil, requiere de una madurez - como bien dices - que nada tiene que ver con la edad. Bien visto, Alejandra