8 de noviembre de 2010

La importancia del No

El ser humano es un ser con una curiosidad insaciable, que nunca desaparece y que a pesar de ser el origen del conocimiento, trata a menudo de ser cortada por aquellos que ostentan el poder, aquellos que no desean que la gente piense por si misma, para poder seguir explotándoles sin pausa. Y ahí se ha de decir no.

No. La historia está plagada de negaciones. Pueblos oprimidos que dicen no en revoluciones, tal y como sucedió en Francia y Latinoamérica. No al oscurantismo religioso para dar paso a la luz del conocimiento, tal y como hicieron Galileo y Kepler. No. Una palabra cargada de significado. De deseo de autonomía y libertad.

De modo que para seguir avanzando debemos seguir negando. Negando las injusticias y los abusos de poder, así como las tradiciones arcaicas y los dogmas preestablecidos. No a las guerras inútiles, no a la explotación, pues el no es inconformismo y movimiento, y el movimiento del no siempre va hacia delante.

1 comentario:

ANTONIA dijo...

Un monosílabo con tanto poder. ¡Genial!