8 de noviembre de 2010

La Responsabilidad De Decir NO:

¿Has pensado alguna vez que hubiera sido de nosotros sin la existencia de un adverbio de negación tan simple como es el "no"? Quizá, nadie se lo haya preguntado, pero es importante destacar que gracias a la negación se ha dado nuestra progresión. Es llamativo que en cosas que parecen insignificantes se encuentre la base de nuestro desarrollo y evolución.

Nuestro día a día se encuentra rodeado de negación. Lo encontramos, por ejemplo, en establecimientos dónde NO se puede fumar, o cuando la DGT aconseja(o más bien prohibe):"Si bebes, no conduzcas". Casos como estos miles. Principalmente, la negación siempre se ha relacionado con prohibición. Pero lo que en ningún caso se piensa es que detrás de la negación puede venir una insubordinación de la cuál se han obtenido resultados satisfactorios. Por ejemplo, el caso de la evolución social en las mujeres se debe a la inconformidad de encontrarse por debajo del hombre. Si una seria de mujeres no hubieran luchado por terminar con esa situación, hoy no encontraríamos en altos cargos, o en bajos, a mujeres. Pero podemos ver como la situación actual no es así, al contrario, incluso el presidente del gobierno se encuentra rodeado de más ministras que de ministros. Pero este no es el único caso, sino que hay una multitud. Si no nos hubiéramos mezclado con población de otros lugares, no hubiéramos conocido otras culturas. Si Cristóbal Colón hubiera hecho caso a su familia cuando le aconsejaron que no viajara por los océanos por miedo a que le pasara algo, no hubiera descubierto América(1492). Pero del mismo modo hay que darle importancia a las partículas, o más en concreto a la materia, que tuvo la capacidad de mutar dando origen a la vida. Es evidente que en el momento que una persona dice sí, cuando en realidad piensa lo opuesto, experimenta un sentimiento de frustración, mientras que si dice que no, el sentimiento es de plena liberación.

La insubordinación se encuentra en cada momento de nuestra vida, pero por el miedo a las posibles consecuencias, acatamos cada situación, o por lo menos la mayoría. Pero aun así, continua habiendo inconformistas que gracias a su rebelación, ayudan a la prosperidad o evolución de la humanidad.

1 comentario:

ANTONIA dijo...

Realmente el acto de negar puede ser ambiguo. A veces NO implica el no compromiso... y otras todo lo contrario. Hay un No fácil, acomodaticio y otro que nos ayuda a crecer porque como muy bien ves en tu columna, esta en la base del crecimiento personal y social... Muy bien, Raquel