15 de octubre de 2010

Dª Emilia Pardo Bazán, La tribuna

Leer La tribuna on line
               Cada vez que veo una familia sin grandes recursos y muy numerosa, se me ocurre que las muchachas, dotadas de inteligencia y con voluntad, podrían (a pesar de las restricciones que las leyes imponen a la actividad de la mujer, vedándole tantos puestos injustamente) obtener colocaciones útiles y fructuosas a no existir la cortapisa del decoro. El decoro es como aquella cadenilla que obligaba a las vírgenes necias a caminar lentamente, a no avanzar el paso" (Pardo Bazán. La Ilustración artística. 1769, año 1915)

1 comentario:

Juan Pedro dijo...

La Tribuna me ha parecido una obra muy interesante que muestra el deseo de su protagonista por luchar por sus ideales en una España que sufre una división política interna y unas grandes desigualdades sociales.
Amparo es una mujer valiente y decidida que cree en la posibilidad de una sociedad igualitaria, sin clases, y aunque pueda parecer una utopía en esta época, personas como ella servirán de precedente posteriormente y conseguirán poco a poco sus revindicaciones hasta obtener todos los derechos de que disponemos hoy en día y modificar determinadas formas de ser y de pensar para lograr una mejor convivencia entre las personas.