27 de octubre de 2010

Bilingüismo y Diglosia en España.

La diglosia es un fenómeno antropológico cultural en el que una lengua goza de mayor prestigio social y político, y domina a la otra con la que convive. Este fenómeno tiene diversos rasgos que lo definen, como por ejemplo, el uso de una de estas lenguas (que posee más prestigio social) despreciando el uso de la segunda lengua. Así, en estos procesos una de ellas, muere y desaparece. Sin embargo, es cuando en estas situaciones surgen los problemas sociales, y los conflictos dentro de una región, comunidad o país.

Cuando en una determinada zona ocurre una catástrofe o surge un acontecimiento que repercute de manera negativa sobre los habitantes de esta zona, la lengua de esa comunidad parece que va, poco a poco, siendo marcada de manera negativa por estos acontecimientos o experiencias negativas. Poco a poco surge un "rechazo" casi imperceptible por parte de la sociedad durante los primeros momentos, pero que poco a poco, se van haciendo más perceptibles a medida que va pasando el tiempo. Un ejemplo de este comportamiento social y de la generalización es el grado de desprestigio que sufre la comunidad catalana en los últimos años debido a los últimos movimientos políticos que han ocurrido en Cataluña (el deseo de independencia, la existencia de distintos estatutos...) y no sólo en el aspecto político, sino también en el plano deportístico, en el que se puede apreciar con más intensidad el "rechazo" o desprestigio que sufre el catalán. Otro ejemplo de ello, es el vasco connotado negativamente por ciertos aspectos políticos y sociales (atentados realizados por la banda ETA). Es entonces cuando comienzan a surgir distintos prejuicios del resto de la sociedad.

Aún así, y a modo de conclusión, estas reacciones sociales son bastante normales hoy en día. No debemos permitir que ciertos aspectos negativos (que pueden ocurrir esporádicamente) afecten nuestra opinión personal hacia una sociedad igual a la nuestra, ya que pertenecemos al mismo país y compartimos una historia común. Es entonces cuando debemos acabar con estos prejuicios e ideas "prefabricadas", y ver aquello que de verdad caracteriza a una distinta región o zona de un país, como son su cultura, su arte, sus obras literarias, etc... Y no un conjunto de aspectos negativos que empañen nuestro modo de pensar. Es nuestra obligación el acabar con estos prejuicios tan arraigados en nuestra forma de pensar y lograr una convivencia perfecta entre ciudadanos. Como alguien dijo: "Seamos realistas...¡Pidamos lo imposible!"

1 comentario:

ANTONIA dijo...

Comparto tu opinión. Creo que una lengua sí representa un pueblo mientras que las actitudes de algunos no. Lo "imposible" se hace cada vez más posible con ideas y actitudes como la tuya. Gracias por tu gran "grano de arena".