26 de abril de 2010

UN LIBRO, UNA LECTURA



El día 23 de abril se celebra el día internacional del libro. El libro ha sido inherente a la cultura humana desde antiguo pero en la actualidad la lectura es un hábito que no está muy arraigado en los jóvenes y, además, con la influencia de las nuevas tecnologías como internet, los libros están cada vez menos valorados, es decir, pierden parte de su importancia en la sociedad, sin embargo el libro juega un rol muy especial todavía hoy que es insustituible.

La lectura sirve, entre otras cosas, para desarrollar una mayor capacidad de pensamiento, o bien proporcionándonos una serie de ideas que nosotros hemos de juzgar y valorar o bien simplemente mediante la adquisición de una mayor cantidad de vocabulario, el cual nos ayuda a entender nuevos y más complejos conceptos. Por otra parte, la lectura es una puerta abierta a la imaginación, así que aunque dos personas hayan leído un mismo libro, esto no implica que ambas lo representen del mismo modo en sus mentes, sino todo lo contrario, depende de cómo lo haya interpretado cada uno y varía según el punto de vista que tenga dicha persona, cosa que no ocurre con una película, por ejemplo, en la que todo está determinado por el enfoque que le da su director y el filme se muestra condicionado por un criterio ajeno al espectador. Por lo tanto, la independencia y la autonomía podrían considerarse entre las grandes virtudes de la lectura frente a las películas. Por eso a pesar de los modernos soportes digitales de audio y video, dicha independencia puede ser una de las principales causas de que los libros aún sigan vigentes en nuestra sociedad pero no es, ni mucho menos, la única. También es útil la lectura como vehículo de transmisión de los distintos pensamientos y emociones del autor que podemos contrastar con los nuestros o sea, permite que uno mismo se exprese y que lo haga con mayor desenvoltura que a través de la red.

En conclusión, el libro es uno de los mejores y más grandes bienes culturales, es decir, sin libros perderíamos una gran herramienta comunicativa y divulgativa que sin duda va a perdurar gracias a su gran calidad original aunque surjan nuevas alternativas tecnológicas. Ha resistido hasta nuestros días y es poco probable que sea remplazada ni sustituida por ningún otro soporte ya sea material o digital. Finalmente, es deber de todos preservar los libros y fomentar la lectura, no obstante, son las escuelas quienes deben realizar el mayor esfuerzo para garantizar el futuro del libro, impulsando a los más jóvenes a que lean, ya que es una de las principales y más bonitas formas de aprender y culturizarse, además de ser bastante entretenido.

JUAN PEDRO GÓMEZ

No hay comentarios: