11 de marzo de 2010

Mi lectura del Quijote

Don Quijote de la Mancha es una novela escrita por el español Miguel de Cervantes Saavedra. Publicó su primera parte con el título de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha a comienzos de 1605; es una de las obras más destacadas de la literatura universal , y una de las más traducidas. En 1615 aparecería la segunda parte del Quijote con el título de El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha. Don Quijote y Sancho Panza encarnan los dos tipos del alma española, el idealista y soñador, que olvida las necesidades de la vida material y el realista y práctico.

El afán que tiene el hidalgo por leer libros de caballerías desemboca en su locura ya que los leía como si fueran “historia”, y esta historia no puede terminar bien porque es una confusión de su “realidad cotidiana” con su mundo imaginario. Al principio, la locura de Don Quijote aparece cómica, pero se va complicando hasta el punto en el que, incluso, el propio lector deja de sentirse seguro acerca de cuál es la verdadera realidad.

La vida de Don Quijote está íntimamente ligada a la literatura, entonces, ¿su existencia es solamente literaria? , ¿Es la fantasía la que le lleva a perder el juicio o sabe perfectamente lo que hace? Esto se demuestra cuando nuestro caballero nos dice que le basta con imaginar a su dama Dulcinea hermosa, como la más hermosa donde las haya. Otro ejemplo lo vemos en el siguiente fragmento, que habla de la locura de Don Quijote con respecto a los temas de caballerías; tema que se desarrolla en toda la obra:"... Y así, del poco dormir y del mucho leer se le secó el cerebro, de manera que vino a perder el juicio. Llenósele la fantasía de todo aquello que leía en los libros, así de encantamientos como de pendencias, batallas, desafíos, heridas, requiebros, amores y disparates imposibles; y asentósele de tal modo en la imaginación que era verdad toda aquella máquina de aquellas soñadas invenciones que leían, que para él no había otra historia más cierta en el mundo...".


Es decir que las cosas pueden verse de distinta manera según como se miren; la misma aventura de los molinos ¿pueden verse simplemente como un símbolo?, o la idealización que hace D. Quijote de la mujer, tratando a las prostitutas como nobles damas, cosa que las deja sorprendidas y a pesar de las burlas a las que es sometido(como por ejemplo en la conversación que tiene con Vivaldo yendo al entierro de Grisóstomo, en la cuál le sigue el juego para reírse de él…) siempre da la impresión de que queda una admiración secreta por la especie de héroe que crea Cervantes. A fin de cuentas, loco es, según las enciclopedias, una persona cuyas facultades mentales no son normales "Normal" significa igual que todos los demás, entonces ¿tienes que ser como todo el mundo y actuar como todos los demás lo hacen para que no te tomen por loco?

Creo que a nuestro caballero le gustaría tanto que el mundo fuera tal y como lo describen los libros, que quiere cambiarlo y pretende hacerlo él solo. Esa obsesión o ilusión es lo que mantiene vivo a Don Quijote y también, pienso yo, lo que le mata. No sé si estaba loco o no, seguramente él viera las cosas de forma distinta al resto de la gente, pero si en realidad las veía, ¿por qué es de locos decir lo que uno ve? Le dieron por loco en el momento que dejó de hacer lo que hace todo el mundo, por ser distinto y, más que loco, es "raro".


Pero como dice Unamuno, en “El nuevo mundo del espíritu”… la verdadera locura va de veras siempre…nos dice: ¿Qué me importa lo que Cervantes quiso o no quiso poner?, ¿Qué importa lo que realmente puso? Lo que realmente importa es la expresión de una lucha entre lo que el mundo es según la razón, razón que a través de la ciencia nos lo muestra, y lo que queremos.

SANDRA GARCÍA-1ºB

1 comentario:

ANTONIA dijo...

¡Muy buena la cita que has encontrado de Unamuno! Enhorabuena, Sandra