15 de marzo de 2010

Mi Lectura Del Quijote

Miguel de Cervantes cuenta la historia de Don Quijote resaltando las continuas agresiones y palizas que recibe este personaje, en la mayoría de aventuras en las que participa sufre lesiones o golpes, a veces sufridos cuando se tropieza o se cae, a veces sufridos cuando es atacado por algún oponente, como cuando lucha contra el vizcaíno y pierde casi media oreja. Tampoco Sancho se libra de esto, en el capítulo 15 él y su amo son atacados por unos harrieros yangüeses debido a un problema entre Rocinante y las yeguas de éstos; posteriormente, el escudero sufre un manteamiento porque Don Quijote no quiere pagar su estancia en la venta donde había pasado la noche.

Don Quijote se familiariza con los golpes desde su primera salida, en el capítulo 3, cuando estaba en la primera venta y deja sus armas en una pila al lado de un pozo y cuando va un harriero a dar agua a su recua le dice Don Quijote que no se atreva a tocar sus armas y acaba apedreado por los otros harrieros. También cuando en el capítulo 7 carga contra unos molinos de viento pensando que son gigantes; algo parecido sucede en el capítulo 18 carga contra un rebaño de ovejas creyendo que es un ejército y los pastores le golpean con sus hondas y le tiran del caballo o cuando en el capítulo 22 Don Quijote libera a unos presos que iban a galeras por creer él que estaban condenados sin razón, y al pedirles que vayan a ver a Dulcinea, los presos se enfrentan a él; o finalmente cuando en el capítulo 24 se va Don Quijote a Sierra Morena y un loco llamado Cardenio, que sufre mal de amores por culpa de una mujer, Luscinda, le pega. Todo esto hace creer que las aventuras del caballero andante cada vez van a ir de mal en peor aunque los protagonistas lo afrontan como buenamente pueden.

Además la historia llega a ser surrealista porque ¿cómo es posible que Don Quijote a su edad se rompa varias costillas, pierda media oreja, reciba golpes constantes en la cabeza pero también por todo el cuerpo y se cure en dos o tres días cuando debería estar casi muerto? Parece cosa de magia. Creo que es un inconveniente en una historia que sería verosímil de no ser por eso, y que supone un defecto o aspecto negativo para que no sea creíble la obra. También da lástima que Don Quijote y Sancho sufran tanto y que todo les salga mal aunque algunas veces sea por su culpa a causa de su ignorancia y su poca precaución.

1 comentario:

ANTONIA dijo...

Es la magia de la fantasía... pero sí el pobre don quijote consigue enternecernos.